25 (el Madrid confinado 9) Ruta del Horcajo – Comarca de Las Tierras y Huertas del Tajo (Belmonte de Tajo / Madrid)

Ruta del Horcajo 1

– La Naturaleza: (el Madrid confinado 9) Ruta del Horcajo – Comarca de Las Tierras y Huertas del Tajo (Belmonte de Tajo / Madrid)
– La Comida: La Tahona de Belmonte (Calle Carrera Honda, 20 – Belmonte de Tajo)
– La Música: Matteo Mancuso

 

Bot´s intro

Mis clases, online y presenciales, de improvisación, armonía, análisis armónico y guitarra eléctrica me ocupan mucho tiempo a lo largo de la semana.

Se necesita mucha concentración, mucha pantalla de ordenador y es, en la mayor parte de los casos, imprescindible estar en lugares cerrados.

En cuanto aparece la oportunidad dejo de lado las clases presenciales y online en Lavapiés y me sumerjo en mi otra pasión: el senderismo.

Eso sí, la música y la guitarra me siguen con los artistas que me acompañan por los caminos que recorremos por España.

 

Más info:
https://profesordeguitarraelectrica.com

La NaturalezaRuta del Horcajo 2

Una luminosa mañana de finales de invierno salimos por la A3, camino de Belmonte de Tajo.

A la altura de Villarejo de Salvanés giramos a la derecha para tomar la M-404 dirección Belmonte.

Rodeamos el pueblo por un lateral y aparcamos debajo de un árbol, cerca de la Ruta del Horcajo, donde un cartel indica su inicio.

Es un camino amplio y de buen firme, denominado calle del Espíritu Santo, que sale del pueblo y baja a la Bodega Ecológica Andrés Morate (que según la crítica tiene vinos de buena calidad). Lo cierto es que todo el recorrido está salpicado de viñedos.

Poco después de rebasar la bodega nos encontramos la Fuente del Horcajuelo, aunque sin agua. Es la primera de varias que van a aparecer a lo largo del camino.

A continuación nos desviamos a la derecha para tomar el Camino de La Carihuela, que seguimos durante un buen rato en dirección a Villarejo.

El paisaje es de suelo rojizo y ofrece, como es muy habitual en esta zona, la mezcla del páramo (blancuzco, verdoso y gris) y la vega (verde y ocre).

Hay viñas y olivos por todas partes pero también un buen número de tierras de labor que en su momento darán cereal y seguro que también otras cosas.

Aunque no hay mucho árbol sí que hay una buena variedad de ellos: bosquetes de álamos, robles, encinas, olivos, chaparros, almendros y parece ser que algún tejo.

Es un recorrido bastante llano, con alguna subida y bajada, y con un firme bastante sólido aunque en ocasiones el suelo se agrieta y el camino se altera debido a las inclemencias del tiempo.

Es claramente zona de caza de conejo y jabalí.

En un momento dado se gira a la izquierda y el camino sigue en línea recta, salpicado de flores en los laterales y almendros en flor.

La primavera está llegando con fuerza y aparecen brotes y flores por todos lados. La gran cantidad de agua de este invierno, y el sol luciendo con fuerza, contribuyen a ello.

El camino vuelve a girar 90º y ahora sí que estamos andando entre flores… ¡Qué gozada!

Nos internamos por el Camino de La Encina, una zona con una paisajística bastante más interesante y variada.

El sendero se vuelve un poco más abrupto y hay mucho más contraste en lo que contemplamos. También más subidas y bajadas.

Enfilamos ahora el Camino de La Tejera que nos conduce al Manantial y Fuente de La Tejera.

Es una zona agradable con unas mesas y una fuente junto a un estanque que suponemos será el manantial. La construcción, según reza una placa informativa, es de 1925.
Por algún lado debe de haber tejos pero no los vimos.

Continuamos por el Camino de La Tejera y nos internamos en la zona más atractiva e interesante del recorrido.

Además de la variedad y belleza de lo que vamos encontrando en la caminata, las vistas (ya mirando hacia Belmonte) son realmente magníficas, contribuyendo como siempre el cielo espectacular de Madrid, que lo enmarca todo de una forma soberbia.

Es interesante apuntar que perderse en esta ruta es bastante fácil porque la señalización brilla por su ausencia y encontramos encrucijadas cada dos por tres.

Resulta imprescindible un buen mapa o, incluso mejor, alguna aplicación GPS que te pueda indicar la dirección correcta en todas esas encrucijadas.

En uno de esos cruces de caminos enfilamos el que definitivamente nos conduce hacia Belmonte.

Es ancho y sólido y va girando para casi encontrarse con la M-323, que va de Belmonte a Valdelaguna. Pero finalmente y por pocos metros evita la carretera.

Tiene todo el aspecto, este tramo final, de haber sido la antigua carretera que llevaba a Belmonte, ya que el suelo de tierra se mezcla con el asfalto deteriorado.

Este trecho nos conduce a La Fuente de Abajo, en la entrada del pueblo, y una fuerte y prolongada pendiente nos mete en el pueblo hasta La Fuente de Arriba desde donde giramos a la izquierda hasta llegar al punto de partida.

Una ruta deliciosa, llena de colores, luz, agua y silencio (si obviamos alguna enduro que se nos coló por medio).

Muy recomendable para otoño, invierno y primavera temprana.

 

La ComidaRuta del Horcajo 3

Creo que merece la pena reseñar La Tahona De Belmonte porque, aunque cerrado a cal y canto por el Covid (incluso las cristaleras del establecimiento están cubiertas con pesadas cortinas), sí que tiene un pequeño mostrador cara al público donde todo lo expuesto tiene un aspecto suculento.

Lo atienden dos personas muy amables y todo tiene pinta de estar hecho en el día o muy recientemente, con buenos ingredientes naturales y con mucho cariño.

Nosotros compramos unos roscos de vino (que no tienen nada que ver con lo que podemos pensar como “roscos de vino”) y unos bollos de aceite que, aunque parecen mantecados no lo son porque no llevan manteca sino que están hechos con aceite de oliva.

Ambos dos son excelentes y sorprendentes en su sabor. No se parecen a casi nada de lo habitual pero están muy, pero que muy bien hechos.

Con el añadido, para mi propio gusto, de no estar demasiado dulces.

Los roscos de vino son como un pequeño rosco de pan bañado en un almíbar con vino, limón y canela. Son secos y esto que os cuento me lo imagino yo por aquello a lo que saben. Realmente sorprendentes.

Los bollos de aceite no tienen nada que ver con aquellos otros, excelentes, de La Tahona de Luis, en El Molar. Están hechos con una especie de intermedio entre el hojaldre y la pasta brisée, pero finísimos en su construcción. Deliciosos.

 

Ruta del Horcajo 4La Música

Matteo Mancuso, este joven guitarrista italiano, de Palermo (Sicilia), es uno de los más comentados en redes sociales por su habilidad técnica y sus facultades musicales.

Dotado de una técnica excelente, no utiliza púa sino que todo lo toca con los dedos.

Se formó con su padre, el guitarrista Vincenzo Mancuso, y posteriormente estudió guitarra clásica en Palermo. En 2017 viajó a Berklee (Boston) para completar estudios.

Desde que apareció en Youtube ha recibido numerosas y positivas críticas de guitarristas como Dweezil Zappa, Stef Burns, Joe Bonamassa, Steve Vai, Al Di Meola o Tosin Abasi.

Desde los 12 años es un asiduo visitante de festivales internacionales de jazz y todos lo consideran una de las grandes promesas del jazz internacional.

Aunque absolutamente vistuosístico y de una precisión increíble en todo lo que toca, creo que, como músico joven que es, carece de un lenguaje propio y yo espero que vaya labrándose un camino musical personal y original porque, hasta ahora, todo lo que suena en sus manos son variaciones de cosas que hemos oído muchas veces antes.

Sí que es cierto que tiene un tremendo futuro por delante y yo espero que encuentre su propio camino de desarrollo y no se deje llevar solamente por las adulaciones y por dar vueltas a los lenguajes más trillados.

¡GRACIAS POR ESTAR AHÍ!
 

,